Aprende a gestionar el miedo

Durante la pandemia por el Covid-19 lo que más nos está afectando es la incertidumbre de no saber qué va a pasar, ya sea con la salud, el trabajo o nuestra vida en general. Esto puede llevarnos a sentir miedo, lo cual es normal pero debes aprender a manejarlo.

Existen muchos enfoques para aproximarse a la situación de pandemia que vivimos hoy, el Instituto Enric Corbera de España nos lo plantea así: “Si las casualidades no existen, ¿cuál es el significado de la situación actual? ¿Qué cambio nos exige la vida? ¿Qué debemos aprender de ello?”

Si te interesa saber más sobre este tema, puedes escuchar la conferencia completa aquí:

Otro artículo que puedes leer: Evita contagiar a los niños de emociones no saludables

¿Cómo te afecta?

Miguel Delibes en su obra La partida dice“¿Por qué si uno sabe nadar flota sin moverse y cuando no sabe se hunde? El miedo pesa”. Esto nos lleva a pensar que lo que marca la diferencia, lo que transforma una oportunidad en una desgracia es precisamente el miedo.

Es por eso que el mencionado instituto dentro del curso Cómo Crecer ante la Adversidad incluye el tema “El poder del Miedo” que trata de qué es esta emoción, cómo influye y cómo podemos gestionarla.

Estamos experimentando todo tipo de miedos, al contagio, a quedarnos solos, a quedarnos sin provisiones, entre otros. Según explica el psicólogo Curro Aguilar, docente en este tema, esta es la primera gran emoción que ha tenido cualquier ser vivo en la historia de la evolución, es aquello que nos ha permitido sobrevivir a lo largo de millones de años de evolución, por eso no podemos pretender que no existe.

Debemos entender que sí hay una parte primitiva que influye, pero hay una parte racional y que tiene que ver con nuestra conducta y nuestra decisión, que es lo que refuerza nuestros estados de inmovilidad y sufrimiento.

“Cuando el miedo esta bien canalizado, cuando se gestiona de forma adecuada es una fuente de recursos y herramientas que nos permite completarnos como seres humanos”, sostiene el experto. Pero cuando no se gestiona de forma adecuada nos pone en estado de inmovilidad y sufrimiento.

Otra nota que puede interesarte: ¿La cuarentena ya te desesperó? No estás solo

Lo que puedes hacer

Aguilar señala que actuar desde el miedo es una solución inmediata, pero vivir desde él supone la desconexión total con uno mismo. “El miedo nos conecta precisamente con nuestros objetivos y deseos, pero cuando es desmedido o se hace crónico genera justo lo contrario”, amplía.

No se trata de ignorarlo ni taparlo, se trata de darle espacio y observarlo. Aunque el miedo genera ciertas conductas, también ciertas conductas lo alimentan.

Las herramientas para empezar desde hoy a gestionar el miedo incluyen el sentido del humor y la organización. “No se puede gestionar cuando es caos, pero cuando le ponemos cara y nombre es una situación más”, asegura.

También ayuda relativizar la situación y pensar que todo es transitorio, pregúntate ¿qué pensaría de esto mi “yo” de hace 10 años? ¿Y el de dentro 10?.

Elije un temor que tengas, por ejemplo a quedarte sin trabajo. Con eso ya le ponemos nombre y cara, ahora piensa ¿en qué te ayuda ese miedo?. La respuesta puede ser “a no ser descuidado y mantener a la familia”. Ahora piensa dónde notas el miedo, en qué parte del cuerpo y descríbelo: “lo noto en el pecho, siento que la respiración se entrecorta”.

“Observa, si para llevar a cabo tu objetivo (cuidar de la familia) necesitas esa sensación física concreta o puedes encontrar otros estados para llevarlo a cabo.  Observa también si estás afectando con tus miedos a los que está intentando cuidar”, recomienda Aguilar.

“El miedo a dejar de cuidar de la familia puede que te desconecte emocionalmente de ellos. Desde ahora ya puedes cuidarla de la mejor forma que puedas”, finaliza Aguilar.

Repite este ejercicio con cada uno de tus temores.

| Revista Galileo| abril 2021 |
Etiquetas: Edición Especial Juntos Saldremos Adelante,

Acerca de la revista

Edición Especial Juntos Saldremos Adelante

Publicaciones destacadas, seleccionadas de nuestra revista.