Ing. Fernando Ramírez: Pasión y humanismo

Ing. Fernando Ramírez: Pasión y humanismo

El Ing. Fernando Ramírez inició su carrera docente gracias al Dr. Eduardo Suger y ahora bajo el liderazgo del Dr. Iván Echeverría continúa ejerciendo una carrera que lo llena de satisfacciones.

Los docentes de Universidad Galileo son pilar fundamental para lograr los objetivos que perseguimos. Para honrar esta labor Revista Galileo inaugura esta nueva sección donde conoceremos a los profesores que hacen la diferencia en nuestra Casa de Estudios.

En esta edición conoceremos la labor del Ing. Fernando Arturo Ramírez Munguía, miembro del claustro de la Facultad de Ciencia y Tecnología e Industria, FACTI.

Según explica el Dr. Iván Echeverría, Decano de FACTI, el Ing. Ramírez es una persona muy culta, muy preparada y con mucha experiencia. “Pero lo más especial en él es su experiencia, paciencia, bondad, sinceridad y asertividad para realizar el importante trabajo que tiene, posee mucha iniciativa y un liderazgo muy fuerte y determinado”, afirma.

El Dr. Echeverría considera que como docente el Ing. Ramírez jamás niega su ayuda, conocimiento y buen consejo al estudiante. “Maneja en forma avanzada la tecnología, promueve su uso de forma muy activa. Enseña en sus clases a resolver y simplificar problemas”, comparte el Decano.

“Sus contactos a nivel internacional han permitido que podamos compartir y tener como docentes algunos de los profesores extranjeros en los programas de maestría. Su destacado desempeño como estudiante me permitió escogerle como profesor en los niveles de Licenciatura, Maestría y Doctorado”, concluye el Dr. Echeverría.

Para que lo conozcamos mejor, el Ing. Fernando Ramírez contestó a estas preguntas:

¿CÓMO Y DÓNDE SE INICIÓ EN LA DOCENCIA?

Inicié desde que el Doctor Eduardo Suger abrió el Instituto de Educación Abierta (IDEA). Yo aún era alumno del ultimo año de la Ingeniería en Sistemas de Información, en la UFM, y al momento que cerrar pensum inicié a dar clases en una de las sedes que IDEA abrió en Chimaltenango.

Estudié un posgrado, una maestría y cerré un doctorado en FACTI y me dediqué a otras ocupaciones y actividades, por lo que me ausenté de la docencia por un tiempo. Regresé guiado por el liderazgo del Dr. Iván Echeverría, de quien puedo decir con orgullo que fui su alumno.

Imparto cursos de innovación y desarrollo de nuevos productos, negocios electrónicos internacionales y diseño análisis y mejora de procesos. También cursos de Innovación, e-business, innovación tecnológica, alta tecnología y nuevos medios.

¿CUÁLES SON LAS MÁS GRANDES SATISFACCIONES QUE LE HA DADO SER PROFESOR?

En primer lugar seguir los principios que el Decano y Vicedecano dejaron en mi cuando fui su alumno, además compartir experiencia y conocimiento con alumnos de diferentes sectores, devolviendo a la sociedad y a la Facultad mucho de lo que yo recibí.

Adicionalmente, y no menos importante, el agradecimiento y comentarios positivos de los alumnos son una de las más grandes satisfacciones, creo que incluso aquellas oportunidades de mejora que alguno puede expresar me hace crecer más como profesional y docente.

¿QUÉ LE DIRÍA A AQUELLOS QUE QUIEREN DEDICARSE A DAR CLASES?

Que tomen el reto. Dar clases ante profesionales que pueden, incluso, superarnos en experiencia y conocimientos en temas específicos es un reto que se suma a las satisfacciones que ya mencioné.

Nos da como valor adicional mantenernos actualizados y siempre con ganas de seguir aprendiendo, tenemos que tener claro que nunca se deja de aprender y la docencia es un excelente medio para seguir cosechando, compartiendo y aprendiendo con los colegas alumnos.

¿NOS PUEDE COMPARTIR ANÉCDOTAS DE SU VIDA EN LAS CLASES?

Al inicio de la Pandemia por COVID-19, recuerdo iniciar esa semana del 17 de marzo del 2020 de forma remota con todos los alumnos del curso, sin ninguno ausente y todos con la gana de continuar y terminar el trimestre. Hubo expresiones positivas porque a pesar de lo repentino del cambio a educación totalmente en línea, FACTI de Universidad Galileo estaba preparada para darnos el push inicial.

Otras anécdotas giran en atender y recibir mensajes o llamadas de más de algún alumno que sufrió de COVID en pleno curso. A pesar de las molestias no dejaron de comunicarse e incluso algunos se conectaban, lo que al final incentivó al resto de los colegas a apoyarles y por supuesto a no dejar de ser cumplidos en sus actividades ante tan buen ejemplo.

Texto: Departamento de Imagen Corporativa de Universidad Galileo

| Revista Galileo| diciembre 2022 |
Etiquetas: Edición 30, Fernando Ramírez,

Acerca de la revista

Edición No. 30

Publicaciones destacadas, seleccionadas de nuestra revista.