8 buenas prácticas, para evitar la deserción en un curso virtual

8 buenas prácticas, para evitar la deserción en un curso virtual

En la actualidad se habla mucho de la evolución y tendencias del e-Learning, de los beneficios y los aportes que ha realizado a la educación, sin embargo hay muy pocos estudios que respaldan un fenómeno que afecta de igual manera a la educación tradicional, como lo es la “deserción”, en otras palabras “tirar la toalla” si hacemos la analogía del boxeador cuando realiza esta acción para abandonar la pelea.

¿Cuántas personas se han inscrito a un curso virtual y se desmotivan al ver que no era lo que imaginaban?  Varios autores coinciden en que el estudio de la deserción en e-Learning es muy complejo, considerando que hay una diversidad de factores que lo promueven.

Si analizamos estos factores podríamos resumirlos en, aspectos tecnológicos; ya que el estudiante puede enfrentarse con fallas técnicas, difícil acceso a internet o falta de conocimiento para instalar el software requerido para visualizar los cursos.

Aspectos metodológicos, el estudiante tiene una percepción errónea de las modalidades y variantes virtuales existentes (b-learning, c-Learning, d-Learning, etc.) y aspectos de diseño de curso o relacionados a la estrategia de implementación, el estudiante encuentra contenidos no adecuados, mal diseñados y una sobrecarga de lectura.

En función de estos últimos aspectos, les comparto un conjunto de buenas prácticas para evitar la deserción en un curso virtual, desde el punto de vista de diseño y estrategia de implementación.

1. Curso de Inducción: Antes de iniciar un curso virtual, debería ser obligatorio para todos los estudiantes participar en un curso de inducción, en donde ellos se familiaricen con la plataforma, conozcan como realizar las acciones básicas (enviar un mensaje en el foro, saber donde enviar las tareas, conocer si necesita algún software adicional para visualizar los videos/animaciones, etc.), esta práctica garantizará que el estudiante no se pase más tiempo aprendiendo a cómo utilizar la plataforma educativa, que al mismo hecho del aprendizaje del contenido.

2. Ruta de Aprendizaje: Dar a conocer desde el inicio, cual será la ruta que seguirá el estudiante para alcanzar los objetivos trazados en el curso, mejorará la planeación del tiempo de estudio en relación a su trabajo. Este tipo de recurso permitirá visualizar las principales acciones que se llevaran a cabo a lo largo del curso y marcará el ritmo de trabajo. Los estudiantes se lo agradecerán!!

Imagen creada por: @Soniag29

3. Aspecto Social: Una de las principales causas de la deserción es la falta de comunicación y retroalimentación por parte del catedrático hacia el estudiante, es importante generar interacción entre todos los actores del proceso de aprendizaje, esto generará confianza en el participante y tendrá certeza de que existe alguien detrás de la computadora que se preocupa porque se alcancen los objetivos. No olvide crear un foro para consultas técnicas y un foro de cafetería para promover la socialización entre los compañeros.

4. Monitoreo y Seguimiento: En muchas ocasiones el estudiante abandona el curso, sin que el catedrático y/o compañeros se percaten, es decir, de forma silenciosa los participantes se desmotivan y no continúan con sus estudios. Es importante contar con un rol en la parte administrativa del curso, que se encargue de generar informes/reportes periódicos de participación, en donde se refleje el nivel de interacción que ha tenido cada estudiante, de esta manera se podrá identificar las posibles causas que estén generando un indicio de deserción. Es importante complementar estos reportes con una evaluación general al finalizar el curso, esto será un buen termómetro para próximas ediciones.

Dentro del contexto del diseño del curso puedo mencionar:

1. Modelo de Implementación: Existen muchos modelos de aprendizaje, la mayoría de ellos utilizados para la educación tradicional, sin embargo a la hora de diseñar un curso virtual es importante considerar que se debe de cumplir con un ciclo de aprendizaje, el entregar un documento de lectura no garantiza de que el estudiante aprenda, es por tal motivo que utilizar un modelo educativo se hace indispensable. Entre los modelos más utilizados se encuentra, el modelo ADDIE (Análisis, Diseño, Desarrollo, Implementación, Evaluación) utilizado para diseñar los contenidos, el modelo de Kirckpatrick para la evaluación de la formación, y el modelo Gilly Salmon, para el diseño de e-Actividades/e-moderación.

2. Estilos de Aprendizaje: Esta comprobado que no todos aprendemos de la misma manera, se encuentran los Auditivos, Visuales y Kinestésicos y en la modalidad e-Learning no es la excepción. Una de las dificultades a mi parecer que tiene el modelo e-Learning versus el modelo tradicional, es que uno como catedrático puede reconocer desde el primer día de clase las características de los estudiantes, y por ende dirigir el curso conforme avance el grupo. En un curso virtual es un poco mas difícil, es por ello que los cursos deberían de contener diversidad de recursos que faciliten el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Imagínense un curso que solo sea lectura!!

3. Analogía de una Capsula: Siempre me gusta hacer la analogía, de que una unidad didáctica, un tema, una semana de clase, debe de ser como una capsula, suficientemente buena para aprender y no tan grande(o doble dosis) como para causar malestar estomacal. A la hora de diseñar siempre utilice una “tabla de tiempo” para estimar el porcentaje de dedicación por parte del estudiante a la hora de realizar todas las actividades solicitadas, su estimación será la mejor aproximación: Después de haber impartido el curso, en el momento de evaluar, incluya una pregunta para que le indiquen algunos aproximados de tiempo de dedicación, seguro que aportara mucho para la próxima vez que imparta el curso.

4. Rubrica de Evaluación: No hay peor cosa que no estar conforme con la nota obtenida por la creación de una tarea, es importante que usted cuente con una rúbrica de evaluación para todas las tareas que solicitará a lo largo del curso y más importante aún, compartirla con todos los estudiantes, de esta manera, se sabrá de antemano cuales serán los aspectos que tendrán relevancia y mayor ponderación.

Por: Ing. Miguel Morales Sub-Director IVN

Enlaces de interés:

e-Learning en Galileo

| Gestión de Información | 6 febrero, 2012 |