Te presentamos  8 consejos para lograr una lectura rápida y comprensiva de textos universitarios. Así tendrás mejores oportunidades de sacar notas más altas.

1. Realiza un skimming antes de leer.

Siempre se debe hacer una lectura rápida y comprensiva (un vistazo) de la tabla de contenidos, de la primera oración del primer párrafo, y de la última oración del último párrafo del subtitulo. También, mirar los títulos, subtítulos, negritas, itálicas y todo aquello que resalte a simple vista.

2. Clasificar los materiales de lectura

Siempre los profesores dan una serie de libros, apuntes y demás. Sin embargo, no todo es igual de importante. Mucho es material complementario, así que hay que clasificar a los materiales en muy importantes (exámenes de años anteriores por ejemplo), importantes (libro principal de la materia o de la unidad) y no tan importantes (libros y apuntes que sirven para reforzar lo anterior.

3. Lectura rápida y comprensiva: medio-ambiente

Para leer tranquilo nada mejor que un lugar tranquilo, alejado del ruido y barullo. Evitar a toda costa lugares de tránsito.

4. Mientras más temprano, mejor

El mejor momento para aprender un material nuevo es temprano por la mañana, de ser posible, a la madrugada.

Uno cuando se ha despertado tiene al cerebro fresco, descansado y en momento óptimo para procesar nueva información.

Hacer esto no solo permite una lectura rápida y comprensiva, sino que además permite un mejor aprovechamiento del tiempo.

5. Transformar títulos en preguntas

Es clave pasar de una lectura pasiva a una lectura activa y con propósitos. ¿Cómo lograrlo? Simple, transformando los títulos y subtítulos en preguntas.

De esta forma dejas de esperar que el conocimiento llegue de una forma natural y empieces a trabajar para llegar a las respuestas. Parece un trabajo extra, sin embargo, los resultados son muy buenos.

6. Utilizar resaltadores

Los resaltadores o marcadores son una herramienta que todo estudiante debe tener en su arsenal de estudio. Si bien es cierto que reduce la velocidad de lectura, agrega un nivel de comprensión. Eso sí, la segunda vez que uno lee, la velocidad aumenta.

7. No siempre lectura rápida y comprensiva

Lastimosamente, algunas veces, no se puede obtener al mismo tiempo una lectura rápida y comprensiva a la vez, por lo que debes sacrificar la velocidad para aumentar la comprensión. Esto ocurre debido a que el cerebro se encuentra con una gran cantidad de información nueva de golpe.

8. ¿Pié de página o no?

La pregunta de si corresponde leer o no el pié de página de los textos, la respuesta es sí pero, hay que leer una sola vez. La segunda vez no debería ser necesario leer nuevamente. Un último consejo, fuera de la lista es la de tener ganas de leer. Es el componente más preciado de todos.

Fuente: 101 tecnicas de estudio

| 17 febrero, 2014 |