Letras y números no son enemigos, relatos cortos, una forma distinta de aprender y hacer matemática.

Letras y números no son enemigos, relatos cortos, una forma distinta de aprender y hacer matemática.

El Lic. Minoldo Gramajo, catedrático de la Facultad de Educación de la Universidad Galileo, comparte su experiencia al redactar sus historias tituladas “Relatos Cortos”.

Durante los últimos 25 años de su vida como profesor de Matemática a nivel diversificado y universitario, Minoldo Gramajo ha reunido experiencias con sus alumnos, que ha plasmado en historias como novelas, relatos cortos o poemas de contenido matemático. En  dichos relatos,  la matemática aparece en la trama de la historia naturalmente y los problemas se resuelven como ejercicios de cálculo mental sin acudir a laboriosas operaciones algebraicas, aunque los problemas en si no son fáciles.

Esta motivación surgió a consecuencia de llevar al aula aspectos didácticos que hicieran la enseñanza de la matemática menos aburrida y agregándole un toque de fantasía y por lo tanto el aprendizaje de la misma se realizara en forma más agradable

A la luz de los resultados obtenidos, continuó por el camino escogido y seguidamente lo compartió con los profesores de matemática en aquellas ocasiones, en las cuales era invitado como conferencista.  Así, compartió con docentes en las conferencias de las universidades Francisco Marroquín, Galileo y San Carlos también en algunos colegios e institutos públicos de la capital.

Para sus historias inventó tres personajes: Evita, la niña calculadora; su hermanito Nicanor que agrega un poco de jocosidad a las historias pues generalmente no le salen los cálculos y el personaje que se encarga de la magia y la fantasía: un ser de otra dimensión en el universo amigo de los niños, los que al no poder pronunciar su nombre,  le llaman cariñosamente  duende Maravilla.

En el primer libro-novela editado: EVITA Y NICANOR EN NUMEROLANDIA, la aventura de los niños y su amigo ocurre en el país de los números.  En ella encuentran al Cero en problemas, pues por ser bromista, se ha enemistado con sus hermanos los dígitos impares los que tratan de llevarlo a juicio para que sea sentenciado a ser borrado de los números naturales.  Los niños caen en cuenta que el cero es muy importante para el desarrollo de la ciencia y técnica humanas y luchan porque no sea borrado.

Ayudados por el DOS, viven aventuras dentro de ese mundo fantástico y se enfrentan a retos reunidos en una prueba llamada de Hypatia. Cada reto conlleva la resolución de un problema matemático, que Evita y sus amigos con ingenio logran superar.

En esa lucha por resolver los problemas se ven obligados a visitar a Leonardo de Pisa, Eratóstenes en Alejandría justo cuando el sabio griego acaba de realizar su experimento de medir la circunferencia de la tierra mediante un procedimiento asombrosamente sencillo.  Esto ocurría en el siglo II antes de Cristo. Y otros lugares fantásticos donde a cada paso encuentran retos matemáticos.

Finalmente logran entrar al juicio y demostrar que es muy útil en los sistemas de numeración.  Después de la reconciliación los niños vuelven a casa. Y así hasta la siguiente aventura.

El material impreso contiene figuras tipo caricatura cuyo objetivo es inducir la imaginación y para descansar la vista de la lectura; lo que no significa que sea un material sólo para niños. Pues lo han disfrutado niños desde los once hasta los 70 años.

“La finalidad es contribuir a que las personas lean un poco de matemática, pues es una realidad que el hábito de la lectura está muy descuidado y especialmente la lectura de cosas que tengan que ver con matemática”, comentó Gramajo.

Como este material se conoce, aunque poco en Guatemala, por la misma inquietud de saber su valía, Gramajo decidió enviar un relato corto a participar al concurso que año con año realiza la REAL SOCIEDAD MATEMATICA ESPAÑOLA, mediante su sitio de divulgación Divulgamat (www.divulgamat.net) Este concurso fue  premiado en abril de 2009.

El relato que envió se llama: EVITA Y NICANOR CON LOS MAYAS.  Esta vez la aventura ocurre en el mundo maya y tiene su inicio en la escultura maya que está frente al edificio de la rectoría en la Universidad de San Carlos.  Siempre bajo la misma temática en la que los protagonistas viajan en el tiempo hacia una de las antiguas ciudades mayas y ya en ese sitio encuentran dificultades y estas son de tipo matemático.

Este relato compitió contra 58 más procedentes de todas las provincias o estados. En esta oportunidad, Gramajo no tuvo la fortuna de ganar el primer lugar, pero sí de quedar entre los diez clasificados del concurso.

“El reconocimiento a mi relato fue el ser seleccionado entre los diez mejores del concurso, pues mi historia la leyó un jurado respetable y altamente competente en este tipo de cosas,  además que fue el único relato extranjero, pues los restantes nueve fueron españoles”, expresó.

Los diez relatos finalistas ya fueron publicados  por editorial Anaya y Divulgamat, en este año 2010, en un libro llamado: “Todo por demostrar”.

Escrito por: Valeska Rodríguez, Área de Gestión de Información/ GES (Tomado de versión original Lic. Minoldo Gramajo).

| 11 noviembre, 2010 |