Una nutrición adecuada fortalecerá nuestro sistema inmunológico

Una nutrición adecuada fortalecerá nuestro sistema inmunológico

Actualmente vivimos en tiempos en los que resulta vital tener defensas fuertes. Una nutrición adecuada y saludable fortalecerá el sistema inmunológico y lo preparará para evitar cualquier tipo de virus. 

Durante el webinar gratuito “Nutriendo al sistema inmunológico”, que llevó a cabo Universidad Galileo, tres expertas de la Facultad de Biología, Química y Farmacia (FABIQ) abordaron los temas:

  • Alimentación adecuada, qué tipo de nutrientes debo consumir y en qué alimentos los encuentro. 
  • Prácticas saludables a tomar en cuenta para una dieta equilibrada.
  • Preparar, mezclar y conservar los alimentos para poder darle al organismo los nutrientes que necesita y mantener así las condiciones óptimas de nuestro sistema inmune.

Si estás interesado en ver el webinar, entra aquí: Nutriendo al sistema inmunológico

¿Qué es el sistema inmunológico?

La Lcda. Ana Soto, Máster en Microbiología de enfermedades infecciosas y catedrática universitaria con especialización en educación y con experiencia en el área clínica e industrial, explicó qué es el sistema inmunológico.

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. 

“A través de una reacción bien organizada y coordinada con células, moléculas y mecanismos, conocida como respuesta inmune, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden”, explica la experta. 

Si te interesa conocer los próximos webinar gratuitos de Universidad Galileo, entra aquí: Agenda de webinars y cursos online

El sistema inmunitario consta de dos partes principales y que trabajan de manera conjunta: 

  • El sistema inmunitario innato, que es el con el que se nace.
  • El sistema inmunitario adaptativo, el cual se adquiere cuando el cuerpo está expuesto a microbios o a las sustancias químicas que liberan los microbios.

Existen dos tipos de agresiones que desencadenan una respuesta inmune: La agresión externa y la agresión interna.

“Cuando hablamos de agresión externa, nos referimos por ejemplo a picaduras de mosquitos rompen la barrera, que es la piel, y dejan entrar microorganismos. Otros tipos de agresión pueden ser un raspón y por medio del sistema respiratorio cuando aspiramos el microorganismo, y cuando ingerimos alimentos”, explica la experta.

Ya acerca de las agresiones internas, un ejemplo son las células cancerosas.

Una alimentación sana

Por su parte, la intervención de la Lcda. Erika Portillo, Máster en Nutrición y desarrollo humano, Licenciada en Nutrición, especialidad a en seguridad alimentaria y nutricional, así como en educación en diabetes, se centró en consejos para fortalecer el sistema inmunológico.

Algunas de sus recomendaciones fueron:

  • Llevar una alimentación sana
  • Realizar 30 minutos de ejercicios aeróbicos, 5 veces por semana. En Youtube se encuentran videos y tutoriales)
  • Cuidar el peso (no subir ni bajar de peso con excesividad)
  • Dormir lo suficiente. Aunque nuestros horarios han cambiado y muchas personas se desvelan porque pueden levantarse tarde al próximo día, debemos tener entre 7 y 8 horas de sueño.
  • Minimizar el estrés

Para el desarrollo y mantenimiento de la respuesta inmune, la alimentación resulta ser un componente determinante.

Nuestro sistema inmunológico necesitará aliados, como vitamina C, que se encuentra en las naranjas, mandarinas, fresas, pimientos, espinaca y piña.

También necesita vitamina B6, que apoya las reacciones bioquímicas y se encuentra en el pollo, pescado, atún, vegetales verdes y garbanzo.

La vitamina E es un antioxidante para combatir infecciones y está en semillas, nueces y espinacas.

Los probióticos reducen incidencia de infecciones y se encuentran en yogures, kéfir y chucrut.

La fibra se encuentra en los cereales integrales como cebada, trigo y avena; así como legumbres y frutos secos.

“Las grasas son una fuente de energía y ayudan a formar la barrera técnica y nos ayudan a guardar nuestra temperatura en cambios de clima”, explica la Lcda. Portillo.

“No se deben eliminar, pero sí seleccionarlas. Las encontramos en aguacate, semillas, aceite de oliva, pescado, chocolate oscuro, huevo y queso”, agrega la experta.

Además de reducir o eliminar de nuestra dieta azúcares añadidos, grasas saturadas, alimentos con exceso de sal y alimentos procesados, también lo debemos hacer con estos hábitos: 

  • Fumar
  • El sedentarismo
  • Beber alcohol en exceso
  • No dormir lo suficiente

Almacenamiento y limpieza de alimentos

Alejandra Fuentes, Licenciada en Alimentación y Nutrición con especialidad en el manejo de sobrepeso, obesidad, paciente diabético, enfermedades metabólicas y nutrición pediátrica, habló acerca de consejos de limpieza y preparación de alimentos. 

La experta y autora del libro de recetas “My healthy rescue”, asegura que debemos almacenar y preparar nuestros alimentos de tal manera que no pierda sus características nutritivas.

Los huevos frescos, refrigerados duran de 3 a 5 semanas. No se recomienda congelarlos. Los huevos líquidos pasteurizados cerrados duran 10 días en el refrigerador.

La carne molida y carne para guisos dura de 1 a 2 días refrigerados, y congelado durará de 3 a 4 meses. El jamón abierto en el refrigerador durará de 3 a 4 días, y congelado de 2 a 3 meses.

“Trata de evitar el consumo de alimentos enlatados, porque la comida fresca tendrá menos agregados como sodio, sal y preservantes”, afirma Lcda. Fuentes.

“Acerca de la desinfección, debemos usar agua y líquidos de limpieza. Para los vegetales y frutas, uno de los procesos recomendados es el escaldado”, añade.

A diferencia de otros procesos, el escaldado no destruye los microorganismos ni alarga la vida útil de los alimentos. Es una técnica previa a un segundo tratamiento (congelación, enlatado o secado, entre otros).

| 8 junio, 2020 |