TERAPIA FAMILIAR CON ENFOQUE CIENTÍFICO


02 de mayo de 2013

En el marco del Primer Seminario de Teoría y Práctica de las Terapias Sistémicas, realizado por el Instituto de Ciencias de la Familia (ICF), en Universidad Galileo, varios profesionales comentaron sobre la Terapia Familiar y la importancia de un enfoque científico y lleno de apertura para atenderla.

Entre los profesionales se encuentra la licenciada Lucrecia de Moklebust, Psicóloga Familiar del Instituto de Ciencias de la Familia y miembro del Consejo Directivo, comentó como el ICF, busca fuentes certeras para mejorar el sistema guatemalteco en la línea de la terapia familiar. El reconocimiento de la importancia de la comunicación de este tipo de terapia fue el objetivo original del evento.

De acuerdo con la licenciada Karla Mollinedo de Boy, Psicóloga Familiar del ICF y miembro del Consejo Directivo, la terapia familiar se está iniciando en Guatemala tomando en cuenta todas las aristas que esta supone y no solo como un complemento dentro del pensum de los terapeutas. “Hemos visto mucho desconocimiento, se confunde con escuela de padres, cursos para amas de casa… el paciente se acerca a nosotros, es la familia, el sistema. Con todas las técnicas y el abordaje científico que requiere el tratamiento de la familia. Dentro de eso se pueden hacer muchos trabajos: socio drama, psicodrama, arte terapia… que esta validado y esta difundido. Pero aquí tenemos una tradición muy fuerte de psicoanálisis donde no entra el sistema familiar propiamente. Pero el profesional se da cuenta de la necesidad que tiene de incluir a la familia.” Continuando con su exposición la licenciada Karla de Boy explica cómo el conocimiento de otras terapias complementa el conocimiento del profesional que para adaptarse a las necesidades de la persona a la que atiende. “…hay muchos sistemas, muchas técnicas que no descalifican una a la otra, sino se complementa en un modelo de terapia familiar… Incluso se puede hacer terapia individual desde el modelo sistémico.”

Sobre la importancia de la apertura a diferentes corrientes dentro de la terapia familiar la licenciada María de los Ángeles Mollinedo, directora del ICF, describe: “Tenemos una preparación científica que apropiadamente lo van a trasladar en su práctica clínica… (para) que sean científicos y no seguidores de un gurú porque eso sucede muchas veces… Se vuelven como apóstoles y le siguen, pero no dan la flexibilidad para que otros acercamientos terapéuticos puedan darse para tener un enfoque tridimensional.”

Durante el Seminario sobre Terapia Sistémica, los especialistas realizaron una representación donde mostraron cómo influye el sistema en la persona, de tal manera que sus peores miedos pueden convertirse en realidades a partir de los patrones de conducta de quienes le rodean y le influyen. En la dinámica, la abuela de la familia sospecha del comportamiento de su yerno, considerando que sigue los patrones de infidelidad de su pareja, el abuelo de la familia. La influencia es tal sobre su hija, que el yerno, que en un principio no era infiel, termina siéndolo por el alejamiento y desconfianza de su esposa, que de alguna forma incide en su necesidad de buscar a alguien más que le tenga confianza, le comprenda y le acepte. Sin caer en justificaciones sobre un comportamiento inmoral, la dinámica pretendía explicar cómo el miedo, malas interpretaciones y murmuraciones del sistema que rodea al matrimonio pueden influir directamente en una pareja.

Sobre la importancia de un enfoque sistémico y abierto a diferentes herramientas para la terapia familiar los profesionales participantes comentaron:

“…El objetivo principal de la terapia es ayudar a las demás personas a comunicarse con las demás personas de la familia. Es complejo, es una situación complicada porque no es solo la comunicación. Tiene q ver con emociones intensas y las actitudes de las personas resulta complejo.

Bill Forisha, Ph.D. Presidente del programa de Doctorado en Matrimonio y Terapia Familiar,

“Lo importante de actividades como el Seminario de Terapia Sistémica es cómo puedes intervenir dos sistemas juntos. Estamos acostumbrados a estar en mundos separados y cuando puedes compartir ideas, aprender de otros es enriquecedor. Mi especialidad es terapia con juegos. Trabajo con niños, pero se puede trabajar con adultos… cuando integras arte, dibujo, juego motivas a la persona a salir de su zona de confort para que trabajen con su imaginación y puedan comportarse de forma distinta…”

Andrea Q. Thomas, doctoranda en terapia familiar y conyugal, (DMFT), por la Escuela Profesional de Psicología de Minnesota, Argosy University Twin Cities en la ciudad de Eagan.

“El arte puede ayudar a la persona especialmente cuando tiene problemas. La definición de psicodrama es el alma, la psique en acción. El psicodrama fundado por Dr. Jakob Levy Moreno trabajó con niños en una escuela de medicina. Inició contando historias y observando la espontaneidad y la necesidad que tenían de formar parte de la historia en distintos roles descubrió como cada día la misma historia dejaba de ser igual. Parte de su teoría se apoya en cómo los niños tienen tanta espontaneidad, energía, curiosidad e interés mientras los adultos y la sociedad se olvidan de esa frescura y habilidad de ser ellos mismos. La herramienta del psicodrama le ayuda a la persona a ser más libre, a vivir el momento con espontaneidad y energía para poder manejar cualquier tipo de situación. El psicodrama se trabaja con un grupo de personas contando una historia donde cada quien toma un rol, en la medida en la que nos ponemos en los zapatos de otros podemos entenderlos y tener más empatía. Conectar y tomar responsabilidades sobre nuestro comportamiento, elegir nuestro comportamiento en las relaciones.”

Mary Anna Palmer, fundadora y directora de Psychodrama and Psychotherapy Center en Minneapolis, MN.

 

Por: M.A. Angelica Estrada Área de e-Marketing y Comunicación

Enlaces de interés:

Instituto de Ciencias de la Familia

.

MÁS NOTICIAS