Perspectivas económicas: ¿Qué estamos viviendo en Guatemala debido a la pandemia por el COVID-19?

Perspectivas económicas: ¿Qué estamos viviendo en Guatemala debido a la pandemia por el COVID-19?

Las medidas de contención por la pandemia del COVID-19 han afectado la situación económica de un gran número de negocios en el mundo. Conversamos con dos expertos en el tema acerca de este fenómeno en Guatemala.

Entre las medidas de prevención por la pandemia del COVID-19 se incluye el distanciamiento social, lo que ha impactado en el tema económico a muchos de los países afectados por la enfermedad, entre estos Guatemala.

Empresas cerradas o con pérdidas, así como negocios que tienen dificultades para pagar salarios a sus trabajadores, son algunas de las situaciones que están viviendo las microempresas y las PYMES en el país.

Conversamos con M.Sc René de León Cordón, Decano de la Facultad de Administración, y  Arq. Günther Meléndez, Director de la Escuela Superior de Arte y el Centro de Estudios Contemporáneos, acerca de este fenómeno.

¿Cuáles son los aspectos que estamos viendo en la economía nacional e internacional, debido a la pandemia por el COVID-19?

Arq. Günther Meléndez: Como bien lo dices, es una condición que no ha pasado en 100 años. Después de la Gripe Española de 1918, no había habido nada tan dramático como esto. 

El hecho de que en el Siglo 21 estemos conectados y tengamos información inmediata de lo que está sucediendo a nivel global, genera más miedos.

Hay mucho miedo y se han creado necesidades que no corresponden a una vida normal en el sentido del proceso económico.

¿Cómo afecta esto a las empresas guatemaltecas?

M.Sc René de León Cordón: Estamos en una situación compleja, una estrecha relación entre la salud y la economía, y tiene consecuencias. Si viene cierto que estamos en una época sin precedentes, hay que asumir las pérdidas que tendremos como país. 

Con las PYMES, lastimosamente, este COVID-19 no matará a las empresas, esto hay que saberlo. Lo que sí lo hará son las empresas que se quedan estáticas, sin hacer nada, sin ver las oportunidades que hay. Oportunidades han tenido que ver en las últimas semanas y tendrán que visualizarlas en los próximos meses.

Tienen que innovar, evolucionar. Solo así podrán sobrevivir. El país no está para seguir detenido. Tenemos que reactivar la economía. Sé que es complejo este tema porque hay que hacerlo de manera escalada, no abrir todo de manera repentina, sino paulativamente.

Eso es importante que las microempresas y las PYMES lo consideren. Actualmente, se sabe que en Guatemala, lastimosamente, empresas pequeñas y corporaciones grandes, han tenido que cerrar, hacer recortes o reducir salarios.

En estas siete semanas ya pasó la ola de la pandemia, aunque no hemos llegado al pico más alto, pero el país necesita abrir la economía de a poco para detener estas tragedias económicas.

¿Cuál ha sido el impacto económico en el país?

Arq. Günther Meléndez: Más del 60 u 80% de la economía de este país se maneja en una estructura fuera de los registros del gobierno. Se habla de 32 mil empresas registradas, de las que 8 mil ya cerraron. 

Como diría en su momento el famoso y extraordinario Dr. Adam Smith, ¿por qué seguimos comiendo y comprando? Resulta ser que los campesinos guatemaltecos y la producción del agro, así como las personas que desarrollan comercio informal, no han parado.

La cuarentena no fue total. Personas siguieron saliendo y trabajando, como jardineros y otros servicios. Eso sostiene la estructura de este país.

El otro elemento es que somos un país que tiene una enorme cantidad de guatemaltecos viviendo en EE. UU. y enviando remesas. Nuestro país también se sostiene de una estructura de decisiones en la economía que no tiene que ver solamente con la producción. Existen otras fuentes de ingresos.

Como consecuencia, hasta el día de hoy no hemos visto una crisis en el sentido de suministros, y eso es bueno. La dificultad es el endeudamiento en que el país está cayendo y que lo terminará pagando en ciudadano común y corriente.

Por consiguiente, los riesgos sobre inflación, la pérdida del poder adquisitivo, es un elemento importante a considerar, y otro el tipo de cambio.

¿Qué recomendaciones puede dar a las empresas nacionales?

M.Sc René de León Cordón:  Primero, debemos tener claro que el Gobierno no genera riquezas, eso lo hace el sector privado por medio de la producción y ofreciendo servicios. Pero ahora llega un punto que es insostenible para la economía del país.

Hay empresas que no tenían pronosticado un nivel de crecimiento alto, pero por ejemplo la cadena más grande de repartición de pizza en el país, ha duplicado este año sus ventas.

Las empresas deben analizar el servicio, la innovación y la adaptación. Por ejemplo, los negocios de comida han tenido hasta un 75% de pérdidas en facturación. 

A partir de ahora, estoy seguro, ya implementaron y están pensando en implementar otros servicios como el de recoger un artículo de punto A a punto B. Ese tipo de servicios a duplicado o triplicado la demanda en Guatemala.

No es tan duro para estas empresas de servicio haberse adaptado e innovado. Pero hay otros negocios como los que funcionan en centros comerciales, que no la están pasando bien.

Conozco centros comerciales que desde marzo no les han pagado a sus empleados, y eso genera tragedia en sus familias. También, muchos inquilinos de centros comerciales y proyectos innovadores, están siendo afectados.

Ahora, una gran parte del comercio informal se ha estado moviendo. Vemos en los semáforos a vendedores de golosinas ofreciendo mascarillas y alcohol. Se han sabido adaptar. Tal vez no con el nivel de ventas que tenían antes, pero están subsistiendo.

El guatemalteco de por sí es muy ágil y si ve una necesidad, busca cómo cubrirla y ofrecerla. Existe una publicación que dice: “Mientras unos lloran, otros venden pañuelos”. Oportunidades hay, y esta debe ser aprovechada por muchos.

| 8 mayo, 2020 |