EL ÁNGEL DE LA SEXTA


20 de febrero de 2017

Sergio Ponce, nunca pensó que una acción de “dar sin esperar nada a cambio” fuera captada por la cámara de un productor audiovisual profesional, Harold Búcaro, estudiante de Universidad Galileo en Petén, quien lo publicó en la web y el resto es historia.

Era la mañana de un sábado y tenía un encuentro con un ángel. Se llama Sergio Ponce, egresado de la Licenciatura en Diseño Gráfico, de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.  Este jovencito de apenas veintidós años protagonizó un vídeo que en un santiamén tuvo más de 55 mil visitas espontáneas.

Imagen: El ángel de la Sexta

Sergio salía de un evento realizado en el Instituto de Cultura Hispánica, ubicado en la sexta avenida de la zona 1. Había ganado un concurso de fotos de Instagram y como premio recibió una caja con 32 piezas de pollo frito. Caminaba hacia su vehículo, cuando observó a una madre con sus hijos pidiendo limosna. Sergio no lo pensó dos veces y le dio una pieza de su premio a cada uno de ellos.

Como sabía que el lugar en donde se trasladaba no era muy seguro y además llevaba su cámara en una mochila, decidió seguir a prisa por toda la sexta avenida para repartir el resto de las piezas que le quedaban. Obsequió a todos los que pudo, hasta que agotó las existencias. Retornó a su vehículo y se enfiló a su casa. Las fuerzas celestiales lo vieron, pero también alguien más terrenal: Harold Búcaro, un productor audiovisual de origen petenero. “Estaba con un poco de tristeza por algunas cosas que me pasaron ese día, así que andaba por la sexta avenida divagando un poco”, dijo Harold al programa un Show con Tuti de canal Guatevisión.

  

De repente vi a una persona con una bolsa con pollo y pensé que era un vendedor, pero me sorprendió que le obsequiara una pieza del producto a un indigente y no le cobró, así que definitivamente no era un comerciante”, recuerda.

En ese momento Harold decidió “desenfundar” su celular y comenzar a grabar todo lo que estaba ocurriendo. Grabó todo el recorrido de Sergio por unos veinte minutos, sin que éste se diera cuenta. “Si se enteraba que lo estaba siguiendo y grabando con mi cámara, se perdía la magia, así que caminé muy rápido cerca de él, pero pasando desapercibido”, dice.

Esa misma noche editó el vídeo, le colocó textos muy sensibles, lo publicó en la web para el mundo en las primeras horas de la madrugada del 24 de febrero con el título “Ángeles en el paseo de la Sexta”.  La siembra estaba hecha y no tardó en dar frutos. Ese mismo día, el vídeo se volvió viral y no tardó en llegar a las redacciones de varios medios de comunicación nacional del país.

Harold es un productor audiovisual que ya había grabado diversos trabajos, como programas de televisión, videoclips y comerciales, con todo un equipo de producción como respaldo. Este fue su primer trabajo grabado tan solo con la cámara de un celular y el primero que se volvió viral, así que ésta fue su oportunidad de lograr un gran impacto como creativo y productor de un hecho no planificado, sin guion, sin luces, sin maquillaje. Sergio y Harold se conocieron por primera vez en el programa Viva la Mañana de la misma cadena televisiva, que también le dedicó un segmento al Ángel de la Sexta Avenida.

En mi familia siempre nos han inculcado el hábito de dar a nuestros semejantes sin esperar nada a cambio. Esa acción la hice porque sabía que era lo correcto y nunca pensé que la estuvieran grabando. De hecho, mis amigos me alertaron de que estaba saliendo en un video en la web”, dice.

Una vez que el vídeo comenzó a circular en las redes, como el protagonista era anónimo, varios periodistas comenzaron a investigar quién era este personaje tan dadivoso y espontáneo. “Una persona que trabaja en Prensa Libre me identificó y luego me invitaron a varias entrevistas. Mi acción fue atrapada por una cámara”, dice Sergio, quien se acaba de graduar de Licenciado en Diseño Gráfico .

Sergio es como un ángel adolescente: no tiene alas visibles, ni levita en el aire, sino que porta una playera negra, una camisa a cuadros con los botones abiertos, un pantalón de lona oscuro. Tiene el cabello largo, claro, y es de tez blanca. El mismo Sergio se sorprendió al verse a sí mismo. Producto del impacto generado por el vídeo fue invitado a participar en importantes programas de televisión y a conceder entrevistas a medios escritos. Además, en el colegio en donde egresó de la secundaria, el Von Humboldt también comenzó a ofrecer pláticas de motivación para los estudiantes de los últimos grados.

 Imagen: El ángel de la Sexta

Así nació un movimiento, el Sexto Ángel, en alusión al título original del vídeo producido por Harold Búcaro. Los jóvenes del colegio de Sergio emularon su ejemplo repartiendo más de 400 porciones de comida a todo aquel que lo necesitara en la sexta avenida de la zona 1. Todo ello también fue publicado por varios medios de comunicación.

Estos hechos nos hacen reflexionar sobre qué significa ángel en hebreo, tal como se dijo en el vídeo. Esta palabra quiere decir “mensajero”. Ciertamente la comida fue un paliativo para quienes la recibieron, pero más allá de esa porción de alimento, todos fueron copartícipes de un “mensaje” generado por seres imperfectos que desean construir con acciones un mundo mejor.

Se ha probado que colectivamente es posible generar buenas noticias, en medio de una vorágine de malas y para ello no es difícil convertirse en ángel, como lo hicieron Sergio y Harold, quienes nos invitan con su acción a que emerja el “mensajero” que todos llevamos dentro.

Tomado de: Revista Galileo

.

MÁS NOTICIAS