LA HORA CERO HA LLEGADO


27 de febrero de 2017

Ahora es común que un hecho que ocurre en cualquier parte del mundo sea conocido en segundos, gracias a los avances de la tecnología. No obstante, esa conexión también ha existido en el medio ambiente, pero hasta ahora nos comenzamos a dar cuenta, a pesar de que la naturaleza es una, concatenada, incluso antes de que el hombre pisara la tierra.

Nuestro planeta no tiene fronteras, los límites entre naciones los ha puesto el hombre. Por esa razón, a veces nos cuesta pensar que un fenómeno natural que ocurre en los desiertos lejanos de África, pudiera generar consecuencias en Guatemala. Sin embargo, así es. “Debido a las tormentas de arena y las ráfagas de aire que viajan por la parte ecuatorial del mundo, una nube de arena proveniente del desierto del Sahara, ubicado en África, atravesó el océano Atlántico y sus partículas alcanzaron el territorio guatemalteco”, informó el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH).

Imagen: La hora cero ha llegado

Por el fenómeno, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), recomendó proteger particularmente a las personas con enfermedades respiratorias crónicas, adultos mayores y niños, para evitar complicaciones”, indicó la edición de Prensa Libre del 22 de junio de 2015.

Este fenómeno natural nos recordó que el mundo está conectado entre sí. Es una clara muestra de la unidad de la tierra que clama, desde hace décadas, la unidad de la raza humana. En Guatemala, por ejemplo, los embates de la tormenta Stan en 2005 afectaron, en menos de una semana, el equivalente del crecimiento económico de ese año, 3.4%. Señal más que suficiente de que la preocupación por el cambio climático ya no sólo es un asunto de altruismo contemplativo del medio ambiente, sino que es componente total para el desarrollo de cualquier nación.

De ahí que debemos tomar en cuenta que ningún proyecto de desarrollo puede ser sostenible en el tiempo, sin contar con la casa de todos, la tierra, como un elemento transversal en la mejora de las condiciones sociales, económicas y de convivencia de todas las naciones. Es por ello que el  Foro Sobre Desarrollo Sostenible, organizado por esta casa de estudios superiores, representa un preludio fundamental de discusión entre los tanques de pensamiento de Guatemala provenientes de la academia, el sector privado y estatal, así como organismos internacionales.

En la Asamblea General de la ONU, más de 190 países firmaron un acuerdo que contiene las próximas metas del milenio. En el mismo, el concepto de auto sostenibilidad, que tiene componentes ambientales, económicos y sociales, fue el eje transversal de la ruta a tomar por el mundo entero. La tierra clama, aún tenemos oportunidad de revertir los desmanes cometidos en contra de nuestra misma casa, de nuestro hogar. La hora cero ha llegado.

Imagen: La hora cero ha llegado

Las reuniones realizadas en Alemania del G7 donde se llegó a un acuerdo para desfasar el uso de los combustibles fósiles (petróleo) en 85 años, aparte de otros acuerdos para el año 2050 y antes, contribuyen a una toma de conciencia sobre la problemática apuntada. Por añadidura, la reciente Encíclica del Papa Francisco. Laudato Si, Divulgada a mediados de junio, apunta el año 2015 como una etapa que convertirá esta temática en un antes y después de 2015, dice el Doctor Nelson Amaro, Director del Instituto en Desarrollo Sostenible de Universidad Galileo.

También Universidad Galileo ha hecho lo propio, con la aprobación de la Política Ambiental 2015-2019 por el Dr. Eduardo Suger, cuyo objetivo es “Orientar a la comunidad Galileo en la protección del ambiente y la sostenibilidad en el campus central de la Universidad, para generar acciones susceptibles de ser implementadas que permitan la observancia y conservación de los recursos naturales, en todas las entidades, estudiantes y docentes, impulsando la conciencia ambiental y sostenible tan necesaria en la actualidad y principalmente en el ámbito académico donde se forman los futuros profesionales guatemaltecos”, según dice el texto marcas.

Imagen: La hora cero ha llegado

Además, el 29 de julio de 2015 se realizó en el seno de Universidad Galileo un Foro sobre el Desarrollo Sostenible, que representó un preludio fundamental de discusión entre los tanques de pensamiento de Guatemala provenientes de la academia, el sector privado y estatal, así como organismos internacionales. Asimismo, las carreras técnicas, las ingenierías y el Doctorado en Desarrollo Sostenible representan un aporte a esta nueva visión mundial, así como los proyectos sobre este mismo tópico que ya se ejecutan en diferentes áreas.

La voz de alarma de la naturaleza lleva décadas en el mundo, en Guatemala los embates de la tormenta Stan y huracán Mitch no han sido para menos. Provocaron dolor, zozobra y pérdidas de millones de quetzales para Guatemala, así como irreparables vidas humanas de hombres, mujeres, niños y ancianos.

Imagen: La hora cero ha llegado

No obstante, aún tenemos esperanza. Martin Luther King aseguró: “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol”. Es un grito de esperanza, un llamado de atención hacia el cuido de nuestra casa, de nuestra tierra. Es el momento de interpretar el documento, que aún con alteraciones, podemos volver a escribir sobre el futuro de la humanidad. Lo afirmó el dramaturgo italiano del siglo XVII. Carlo Goldoni, considerando el padre de la comedia italiana: “El mundo es un bello libro, aunque inútil para los que no saben leerlo”. No permitamos que el desierto y las tragedias hídricas nos alcancen.

Tomado de: Revista Galileo 

.

MÁS NOTICIAS