CONSTRUCTOR DE ESCUDOS VIRTUALES


20 de julio de 2017

Egresado de la Licenciatura en Informática y Administración de la Telecomunicaciones junto a un equipo de profesionales, es el responsable de la seguridad IP para Centroamérica de un prestigioso consorcio latinoamericano.

Christian Estuardo Juárez, egresado de la Universidad Galileo en 2009, es un moderno constructor de escudos de seguridad y de cajas fuertes. No usa el acero para brindar seguridad, pero sí difíciles claves y sistemas virtuales para que nadie invada la privacidad. Es un defensor contra los modernos piratas, los hackers. Estos no portan en lo dientes afilados cuchillos ni empuñan espadas al momento de invadir una nave en los océanos, pero sus intenciones son las mismas: tomar lo que no es suyo, en este caso del espacio virtual, es otro tipo de mar.

Christian es Licenciado en Tecnología y Administración de las Telecomunicaciones (IDEA) y supo desde muy pequeño que lo suyo era la informática. “Mis inicios en este campo fueron a los 7 años, en aquel entonces no existía el acceso a un computador. Por iniciativa propia queríamos estudiar sobre este tema en una academia, aprendimos los fundamentos de programación en Basic, Pascal y FoxPro, en ese momento encontramos el gusto por la Informática. Fue un momento simple, pero con gran significado para toda mi vida”, enfatiza.

Imagen: Constructor de escudos virtuales

Christian y su hermano, su compañero de aventuras, ya tenían inclinación hacia la férrea defensa de ataques electrónicos, evidentemente haciéndolos primero. “Con mi hermano usábamos cuanto dispositivo electrónico teníamos a la mano y le colocábamos nuevas claves y también, como una travesura, probábamos invadir espacios virtuales, logrando en la mayoría de ocasiones nuestro objetivo”, recuerda.

Christian no olvida sus orígenes, al indicar que su madre es maestra de Educación Primaria y su padre de Educación Musical. “Soy el segundo de tres hermanos, quienes también se desarrollan en el área de telecomunicaciones. Uno de ellos ya se graduó de la Universidad Galileo y el más pequeño también estudia en esta nuestra casa”, subraya.

¿Qué hace ahora?

Actualmente Christian, junto a otro equipo de profesionales, es el responsable de la seguridad IP para Centroamérica de un prestigioso consorcio latinoamericano.

La Seguridad Informática es tan compleja y dinámica que es necesario el aprendizaje continuo y pensar de la forma cómo lo hacen los atacantes, cuestionando el funcionamiento y operación de los sistemas”, indica.

Mis actividades se desarrollan en la especialidad de Seguridad Informática, que se enfoca en la protección de la información y de la infraestructura tecnológica de las organizaciones”, asegura.

Ahora bien, debido al vertiginoso avance de la tecnología, así también quienes desean invadir y hurtar información de las grandes corporaciones, se especializan cada vez más. Es por ello que la actualización constante es el camino natural para tener éxito; Christian lo sabía así que, cuando estaba por graduarse alcanzó la primera certificación, denominada CCNA Route and Switch. Luego siguieron cinco más y otras que están en proceso.

Estas certificaciones son como una especie de maestrías, ya que se tiene que estudiar arduamente y conseguir los contenidos, pues no necesariamente existen. Además, se debe invertir en la compra de aparatos para hacer prácticas y también viajar fuera de Guatemala.

Mi búsqueda hacia la especialización me llevó a obtener las certificaciones CISCO IPS Specialist, ASA Specialist, VPN Specialist, IOS Security Specialist, Firewall Security Specialist y CCNP Security, siendo en aquel entonces el primero en obtener esta última. Actualmente tengo activo el examen escrito de CCIE Security Written y pendiente el examen de CCIE Security Lab. De las Certificaciones Multi Vendor cuento con las de Hacking y de Cybersecurity, siendo éstas: OSWP, Security+ y A10 AEAD”, dice.

La disciplina y la dedicación, además del ejemplo de sus padres, también la aprendió con la práctica del karate y que a muy temprana edad, a los doce años, comenzó a trabajar en el negocio de su padre, por las circunstancias económicas por las que atravesaban.

Unos años después mis padres se separaron, pero aprendí de mi madre el valor y la forma de afrontar las adversidades, dejando huella en mi vida y sintiendo admiración por el esfuerzo, compromiso y sacrificio que ella tuvo para salir adelante”, expresa.

Estas etapas de pleno aprendizaje ahora se han transformado en la absorción de conocimientos técnicos para la que su paso por la Universidad Galileo ha sido una base que le ha permitido crecer en su especialidad, gracias a su constante inquietud por aprender cada día más.

Actualmente en el grupo de trabajo nos encontramos a cargo del área de Seguridad IP de toda Centroamérica. Por lo que las amenazas a nivel regional son constantes y en grandes cantidades. Así que nos debemos preparar. Recuerdo que una Semana Santa sufrimos un ataque que votó el sistema y estuve por varios días literalmente sin dormir, junto con el resto de compañeros de trabajo, hasta que logramos revertir esa grave situación”, dice.

La curva de aprendizaje es continua, indica, y los ataques que se presentan en todo momento y que más impactan el negocio son de los que más se aprende. Algunos se pueden mitigar con rapidez y existen otros a los que toma tiempo de investigación, y las consecuencias puede durar días, semanas o hasta meses, ya que cada vez es más complejo y se deben adquirir nuevos conocimientos.

Mis planes a futuro incluyen continuar con el Track de certificaciones ampliando el conocimiento no solo teórico sino práctico, pero el objetivo es dedicar el aprendizaje a la Seguridad Ofensiva. Creo que la mejor forma de defenderse es conociendo cómo explotar una vulnerabilidad y saber cómo piensan los atacantes y a partir de ello proteger los Sistemas. En el presente año espero adquirir la certificación CISSP”, finaliza.

Tomado de: Revista Galileo, editado por: Área de Comunicación web

.

MÁS NOTICIAS