GRADUACIONES: LA NACIÓN SOLO CAMBIA SI VEMOS EL MUNDO DE UNA MANERA DIFERENTE


23 de abril de 2013

Los inicios de la visión de Universidad Galileo se remontan hace más de 30 años, cuando solo existía la ilusión de contar en Guatemala con una institución educativa a nivel superior que colaborara directamente al desarrollo del país, por medio de la tecnología. Considerando al país capaz de estar a la altura de cualquier potencia mundial en términos de educación y conocimiento. Lo anterior creído con firmeza por su fundador y sus colaboradores, aún sin contar con los recursos básicos necesarios para su realización, como un laboratorio de computación, por ejemplo.

Hoy Universidad Galileo cuenta con 9 facultades 6 institutos y más de 10 programas y escuelas asociadas. Es conocida en diferentes partes del mundo, gracias a sus egresados y a los éxitos cosechados desde los premios internacionales y certificaciones ganadas en diferentes disciplinas tanto humanísticas como tecnológicas. Lo anterior gracias al esfuerzo constante de todos los involucrados: estudiantes, catedráticos y colaboradores en general.

Con una confianza certera en la importancia de la actualización constante y el poder de la educación para transformar vidas, Universidad Galileo provee a sus colaboradores espacios especiales para poder desarrollarse profesionalmente con becas estudiantiles tanto para ellos como para sus familiares.

Numerosos colaboradores a lo largo de la historia de la Universidad han pasado por las aulas de Universidad Galileo, encontrando en esta institución más motivos para creer en el poder del conocimiento, utilizado para el bien de los demás en el trabajo que desempeñan.

A principio de marzo se celebró la ceremonia de graduación de tres estudiantes de Universidad Galileo que han contribuido al desarrollo de esta casa de estudios, las licenciadas: Ivonne Elizabeth Cifuentes Sánchez, asistente de Dirección Ejecutiva, Sara Elizabeth Hernández Marroquín, asistente de Decanatura y Carmen Estela Avendaño Leiva de Corzo.

Durante la actividad la ingeniera Stephany Orozco de González, directora operativa del Instituto de Educación Abierta comentó el desafío que suponía el darle la bienvenida a tres egresadas que durante toda su vida le habían dado la bienvenida a ella y a todos los estudiantes desde que inició la visión de esta casa de estudios. “…forman parte de esta familia y le ha tocado apoyarnos en los momentos difíciles y se vuelve más complicado decirles bienvenidas… cuando realmente son de los actores principales desde hace mucho tiempo acá en la Universidad. Estas mujeres han sacrificado su vida para que hoy este acto sea real. Han luchado contra enfermedades, se han sobrepuesto, han luchado más de lo que se pueden imaginar…”

En representación de las tres graduadas la licenciada Ivonne Cifuentes dirigió unas palabras agradeciendo todos los medios que le llevaron a conseguir este nuevo éxito: “Esta iluminación de nuestra nueva vida no sería posible sin la oportunidades e incondicional apoyo de nuestro querido doctor Eduardo Suger Cofiño. Sin él, esta aventura intelectual no habría alcanzado la meta final. Estamos aquí para demostrarle el inmenso reconocimiento porque ha sido y será mucho más que la luz del conocimiento… Gracias querido rector, porque además de ser el portador de la amistad que nos ha confiado, también representa la antorcha del desarrollo intelectual de este país.

En sus constantes palabras aleccionadoras, hemos visto la enseñanza y su amor por Guatemala… Hoy queremos demostrarle que lo seguiremos en su lucha para que la educación siembre la semilla del desarrollo y bienestar de millones de guatemaltecos… siempre observaremos sus dotes de sencillez que lo convierten en el gran educador de Guatemala.”

Al finalizar, el doctor Eduardo Suger Cofiño, rector de esta casa de estudios, compartió cómo se sumaron una a una a la visión de Universidad Galileo, las graduadas. Resaltando los sacrificios que pasaron juntos en vistas a la gran visión que supone el proyecto educativo. “En esta Universidad se ha recorrido un largo camino. Detrás de cada institución… cuánto esfuerzo, cuánto sueño hay detrás… cuánto sudor, lagrimas, penas para alcanzar, para lograr ir completando un sueño que uno una vez concibió. Pasábamos dos, tres días sin dormir. Trabajando unas noches de desvelo intenso. Pasando grandes contra tiempos… pero había un deseo de sacarlo adelante… me acuerdo la colocación de la primera piedra, estaban ellas allí.

Aquí hubo siempre alguien que querían aportar para que el proyecto avanzara, para que el proyecto se desarrollara… En cada piedra hay un gran esfuerzo, un esfuerzo que no cayó del cielo… gente que dejó gran parte de su vida aquí. Son personas que se han ganado aprecio, respeto y confianza en base a un esfuerzo, son imprescindibles. Hay un dicho que se escucha en Guatemala: “nadie es imprescindible”. Estas señoras sí son imprescindibles. Un computador como Sara Hernández no hay… Ivonne que es un motor en todo… y Carmen, que se ha identificado y ha dado su aporte motivando a muchas gentes  y mostrando a Universidad Galileo.

En estas piedras hay amor, lealtad, esta universidad se estructuro sobre un ideal. Aquí hay amor por esta nación de mucha gente. El recorrido ha sido duro pero muy grato.

Logramos todos formar una familia compartir con gente sumamente valiosa, son gente de nuestra Guatemala, no son importados. No puedo decirles les agradezco, sino  agradezcámonos todos que Dios nos haya puesto en el camino. La mayor dicha y suerte que uno puede tener cuando tiene ideales es poderse cruzar en el camino con gente de un calibre especial y eso no siempre sucede.

Si a mí me preguntaran si lo volvería a hacer, lo haría si pidiéndole a Dios que en mi camino encuentre gente de este calibre y un grupo de profesores con el cual me siento orgulloso que me permitan llamarles colegas… Lo que queremos es cambiar la forma de ver el mundo. Porque la nación solo cambia si vemos el mundo de una manera diferente. La educación tiene una sola finalidad, cambiar mi forma de ver, si yo veo el mundo diferente, voy a tener éxito en la vida”

Finalmente el doctor Eduardo Suger Cofiño, rector de Universidad Galileo, se dirigió especialmente a las graduadas diciéndoles: “Valen mucho, saben que valen… sigan siendo como son. Mejor no pueden ser porque hoy en día… han demostrado a lo largo de la vida que valen mucho. Bendito sea Dios que seguimos adelante. Que Dios les dé una larga vida y a mí también, para que sigamos juntos, hasta que llegue el final. Muchas gracias.”

Por: M.A. Angelica Estrada Área de e-Marketing y Comunicación

Enlaces de interés:

  • Instituto de Educación Abierta (IDEA)
  • Programa de Actualización para Adultos
.

HISTORIAS DE EXITO ANTERIORES