Un Graduando que siembra inspiración

Un Graduando que siembra inspiración

Imagen: Un Graduando que siembra inspiración

Algunos niños sonreían. Otros mostraban cara de extrañeza. Algunos padres se quedaron sin habla. Y es que frente a ellos había un joven sonriente, con una toga negra, pantalón y zapatos lustrados del mismo color que regalaba cuadernos y lápices.

Era octubre del año pasado (2016). Época de graduaciones, muchas familias lucen sus mejores galas y convocan a sus seres más queridos para celebrar el fin de un ciclo de educación reservado para unos pocos en Guatemala: concluir los estudios universitarios de uno de los suyos. Sin embargo, Luis Morán trasladó esa celebración para aquellos que ni siquiera conocía, que tal vez nunca verá otra vez. Sus invitados no tenían finos trajes, corbatas de diseñador, vestidos de moda o zapatos de tacón. Todo lo contrario.

Imagen: Un Graduando que siembra inspiración

En sus semblantes y rostros era evidente el embate de la pobreza. Ropas raídas, sucias, pelo sin peinar, en su mayoría. No eran adultos, sólo niños. Salían de los matorrales, en medio de la milpa o bien tenían un sobresalto en su cotidiano puesto de venta en el mercado o en calle. Era como un cuadro abstracto: un togado regalando cuadernos a pequeños, cuya niñez se las arrebata el tiempo.

Mis padres tenían un monto destinado para celebrar mi graduación y, gracias a que trabajo desde hace años, también tenía dispuestas una cantidad para ese fin. Sin embargo, no me sentía cómodo celebrando cerrar mi carrera en la Universidad sabiendo que afuera nuestro país tiene tantas carencias. Así que les dije que juntáramos ese dinero y que compráramos cuadernos para repartir a los niños que más lo necesitan”, dice Luis, quien ha cerrado la Licenciatura en Comunicación y Diseño de la Facultad de Comunicación de nuestra Universidad.

Luis es un joven que le gana años a la vida. Parece más joven incluso que sus noveles 22 años. Su madurez en la claridad de su papel en la vida la evidencia el saco de solapa delgada que porta, así como su pelo corto, pero su juventud emerge con sus pantalones cortos y sus zapatos cómodos. Actualmente es creativo en la agencia de publicidad “El Taier”.

El mundo, y por supuesto Guatemala, está plagado de malas noticias. Nos llama más la atención lo que genera morbo y descrédito, que acciones positivas que sumen a una mejor convivencia entre nosotros. Es por ello que estoy convencido que es necesario comunicar más actividades que desarrollen la sensibilidad para ser más solidarios. Tener un mundo mejor. Construir un mundo mejor”, dice.

No es la primera vez que este sembrador de inspiración hace este tipo de acciones. En noviembre de 2015, junto a su pareja sentimental, decidieron celebrar su aniversario al obsequiar comida a quienes encontraron en la calle, y no necesariamente sólo a los indigentes, sino también a quienes trabajan en la recolección de basura, a los lustradores, a los vendedores ambulantes que se afincan en los semáforos.

En esa ocasión, Luis editó y publicó un vídeo en la web, en donde aparecen las tomas de la actividad que hizo con su novia. En la producción del mismo usó el tema musical Give a little bit que compuso el británico Roger Hodgson del grupo Supertramp y que saliera al aire a fines de los años 70. Ahora bien, esta decisión de dar a quienes lo necesitan es un legado familiar. De hecho, con el ejemplo del padre de Luis que inicia la zaga de valores que no ha sido fortuito, sino más bien una forma de vida. Como una manera de devolver todo aquello de lo que los Morán han recibido en la vida.

En la actividad del año pasado decidí ya no dar comida, sino aportar un mínimo de inspiración para los niños para que se preparen y estudien. Visité la Antigua y la ruta de la carretera interamericana hasta Sololá. Tengo la oportunidad de tener un trabajo, una carrera, un techo y comida. ¿Por qué no voy a dar algo de esta inmensa riqueza que tengo?”, sentencia.

Y cuando Luis habla de estudios, es en serio. No sólo terminó el año pasado su carrera como comunicador y diseñador, sino que durante el próximo semestre también concluirá la de Administración de Empresas. Es decir, que estudiaba dos carreras paralelas. Una creativa y otra para poder conocer los vericuetos del orden financiero y del manejo de sistemas de mejora contínua en el área de negocios. “Ya me estoy preparando para hacer algo en la línea de inspiración cuando me gradúe en junio de este año. Por supuesto que no será ninguna fiesta”, indica.

Con la acciones emprendidas por Luis, grabadas en sendos videos, comenzó a crear un movimiento que denominó Give a little bit Guatemala, inspirado en la canción que usó al iniciar sus actividades de aniversario con su novia. Es un sitio web, en donde cualquiera en el mundo puede subir acciones positivas que realice, a efecto de que este tipo de comunicación revierta el cúmulo de la negativa que abunda, especialmente en las redes sociales.

Imagen: Un Graduando que siembra inspiración

Una maestra de Luis, de la carrera de Diseño, quien conoce a comunicadores de New York les planteó la publicación de esta inusitada actividad de un jovencito, así que el sitio MIC lo hizo y resulta que lo vio nada más y nada menos que Will Smith, la estrella del cine y la televisión. “Mucho respeto para este héroe, aquí mismo”, escribió el reconocido actor y elevó a su página de Facebook el vídeo en mención.

Jamás pensé que iba a ocurrir una cosa como esa, inmediatamente le agradecí vía electrónica, ya que ese comentario ayudaría a difundir aún más el proyecto y motivaría a que más personas se sumen a la causa”, dice Luis, quien durante todo el año pasado fue objeto de múltiples entrevistas de radio, prensa escrita y televisión, así como de programas que circulan en la web de noticias.

Las acciones de Luis tienen una característica: provienen del corazón y tienen la mejor de las intenciones para mejorar nuestra convivencia como humanidad, ante una realidad plagada de cargas negativas por todos lados. A lo mejor puede llamarse resilencia. Según la Real Academia Española, esta palabra puede tener dos significados: “1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. 2. f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”, dice. Más allá de la semántica, la canción emblema del movimiento creado por Luis, así lo dice en algunas de sus líneas en una traducción libre: “Dame un poco de tiempo/Envía una sonrisa y muestra que te importa/No te quedes sentado en casa”. ¿Acaso será coincidencia que un jovencito de veintidós años, la RAE y un artista de los 70 coincidan en la línea del tiempo? Juzgue usted, amigo lector.

Tomado de: Revista Galileo

| 3 agosto, 2017 |