Ricardo del Carmen Fortuny, a cuerdas y voz